ILUSTRES ASESINOS (I): ANGUS SINCLAIR, EL ASESINO DEL WORLD’S END

La noche del 15 de Octubre de 1977 terminaría mal en Edimburgo. Helen Scott y Christine Eadie de 17 años, eran vistas por última vez con vida en el World’s End, el famoso pub de la Royal Mile. A la mañana siguiente, sus cadáveres eran encontrados en las afueras de la ciudad. Empezaba una investigación que no se cerraría hasta 37 años después, por culpa de la falta de pruebas. En el 2014, y con el caso reabierto por la presión familiar y social, se declararía culpable del asesinato de estas dos chicas a Angus Sinclair. Se cerraba así 37 años de agonía e incerteza para la familia de estas dos jóvenes. Se ponía fin al “Caso de las chicas del World’s End”.

Para Scott y Eadie era un sábado cualquiera. Estaban en el céntrico pub World’s End tomando algo. Sus amigos deciden irse y ellas prefieren quedarse con unos chicos que habían conocido justo en este bar. Sería la última vez que serían vistas con vida. Después de discutir entre ellas si subir, o no, con sus nuevos amigos, accedieron a ir en una furgoneta Toyota. Estos nuevos “amigos” se llamaban Angus Sinclair y Gordon Hamilton. Con ellos empezaría la pesadilla.

Fueron llevadas a unos 16 quilómetros de Edimburgo y, según las investigaciones, las ataron con sus propias ropas, las pegaron y las violaron. Por último, las mataron. La mañana siguiente se encontró en la playa de Gosford Bay el cuerpo de Eadie, con marcas que delataban maltrato pero también el consumo de drogas y alcohol. El cuerpo de Helen Scott fue encontrado en una granja de Haddington.

El caso lo llevó durante 20 años Alan Jones. Durante toda su vida trabajó para desenmascarar al culpable. En su cabeza, Jones tenía un nombre, Angus Sinclair. Nunca pudo demostrar que lo fuera, por falta de pruebas. En el 2007, Jones tuvo que ver como Sinclair burlaba la justicia al no poder demostrarse que él había matado las dos chicas aquella noche de 1977.

Por qué sospechaba Jones de Sinclair? Fácil. Ya tenía antecedentes penales. Nacido en Gales en 1945, con tan sólo 16 años, había matado a una niña en 1961. Se trataba de Catherine Reehill, de 6 años de edad. Por este asesinato fue condenado a diez años de los que cumplió seis. A pesar que Jones quiso meterle entre rejas por el asesinato de las “Chicas del World’s End”, Sinclair siguió actuando. Entre Junio y Diciembre de 1977 mató a 6 mujeres en total, incluyendo a Scott y a Eadie. Fueron Frances Barker, Hilda McAuley, Agnes Cooney y Anna Kenny, todas en Glasgow. En Noviembre de 1978, también asesinó una chica de 17 años llamada Mary Gallacher. Su expediente delictivo se amplió en 1982 al violar a 11 niñas de entre 6 y 14 años.

Con Sinclair ya en la cárcel, pero no por haber matado a Scott y a Eadie, las familias de las chicas y la presión social consiguieron reabrir el caso. Todo gracias a la Double Jeopardy Law, una ley que permite que una persona pueda ser juzgada por la misma falta. Aprobado por el Tribunal Superior de Justicia del Parlamento Europeo, se volvió a juzgar a Sinclair ya con 69 años. Con las pruebas de ADN, esta vez se conseguiría demostrar que Sinclair había violado y matado aquella noche de Octubre de 1977 a Helen Scott y a Cristine Eadie. El 14 de Noviembre del 2014 el juez condenó a 37 años más de cárcel a Sinclair y se cerraba de esta manera “El caso de las chicas del World’s End”.

Jordi Caixàs

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s