EL PRIMER MURO DE TRUMP

milne

David Milne, víctima del primer muro de Donald Trump

Con la llegada del nuevo inquilino de la Casa Blanca, Donald Trump, un sector de la población ha despertado. Miles y miles de personas se han manifestado en contra del que ya muchos etiquetan como el peor presidente americano, incluso antes de empezar. Colectivos a favor de la inmigración, la dignidad de las mujeres o del aborto han salido a las calles. Uno de los temas más polémicos es la construcción de un muro en la frontera con México. No es el primero que Trump hace levantar. Y es que en, Balmedie, ya saben lo que es tener un muro con el nombre del ya Presidente de los Estados Unidos.

En un pueblecito del noreste de Escocia, Balmedie, en Aberdeenshire, hace tiempo que se levantaron contra Donald Trump y su deseo de construir un complejo de campos de golf en la zona. Ahí es donde Donald Trump, tiene el Trump International Golf Links. Unos campos de alto standing que, por cierto, son deficitarios. Hoy en día, a las ya normales banderas de Escocia ondeando, se le han unido las de México. Y es que los vecinos de esta pequeña población escocesa se solidarizan con aquellos que se pueden ver afectados por muros, vallas e intolerancia en general. Ellos han sido los primeros en sufrir las extravagancias, y los muros, del ya presidente de los Estados Unidos.

El primer muro de Trump

trump-wall

Foto: Daily Mail

Una de las víctimas de Donald Trump en la zona ha sido David Milne. Este guardacostas es ahora el líder de la resistencia que se agrupa bajo el nombre de Tripping up Trump. Su terreno es limítrofe con los campos de golf del norteamericano y lleva sufriendo la hostilidad del ahora inquilino de la Casa Blanca desde el año 2009. Trump construyó su “primer” muro delante de los terrenos de Milne alegando un conflicto de límite de propiedades, unas paredes que le tapaban las vistas al mar. El magnate le envió la mitad de la factura de los costes de su construcción, 2.800 libras. Milne no pagó. Ahora en muchas de las casas del pueblo, a la ya clásica bandera de Saint Andrews, la escocesa, han aparecido banderas de color verde, blanco y rojo. La tricolor mexicana.

“El hecho de poner banderas de México en nuestras casas es para mostrar nuestra solidaridad con los mexicanos y todos aquellos colectivos que han sido ridiculizados, insultados y marginados por Trump” aseguró Milne en diferentes medios. Está por ver si México pagará su parte del muro (que ya está en parte construido, incluso antes de la llegada del nuevo presidente al poder) o resiste como lo hace este pueblo de Aberdeenshire, donde a parte de ondear la bandera de Saint Andrews y algunas de México, también ondea la dignidad. Y desde hace años.

David contra Goliat

El Asterix del pueblo, o deberíamos decir el William Wallace de Balmedie, es Michael Forbes. Este pescador se enfrentó por primera vez a Donald Trump hace diez años, cuando el magnate quiso hacer el macro proyecto. El problema, para Trump, era que en esos terrenos vivía Forbes. Había que echarlo. Hijo y nieto de pescadores, toda la vida había vivido en esas tierras y no se quería marchar, y mucho menos, que lo echasen. No se amedrentó delante del todopoderoso poder del dinero y empezó un proceso judicial contra el ahora inquilino de la Casa Blanca. Trump le ofreció una buena suma de dinero para marcharse de lo que calificó como una “pocilga”. Si se marchaba de sus tierras, Forbes recibiría 700 mil dólares. La respuesta fue no. Una oferta que más tarde subió a 750 mil. La respuesta fue no.

michael-forbes-343903263

Michael Forbes en una foto en el Washington Post

El pescador insistió en que no quería dinero sino que nadie lo echase de su casa. El magnate americano llegó a insinuar que lo que quería Forbes es sacarle el dinero. “Sus tractores están viejos y está lleno de bidones oxidados” afirmó el ahora presidente, que por cierto, es de origen escocés, ya que su madre era de la Isla de Lewis. Forbes resistió pero perdió. A pesar de que el Aberdeenshire Council le dio la razón y prohibió la construcción del complejo en Noviembre de 2007, el Gobierno escocés lo aprobó en el 2008. Hoy en día el campo de golf de Trump está en marcha, aunque perdiendo dinero. Lo que sí que ganó el pescador escocés fue el Top Scot Award, algo así como el escocés del año patrocinado por Glennfidish, en 2012 y también fue protagonista de un documental sobre todo el suceso llamado “You have been Trumped” dirigido Anthony Baxter. Y se ganó el respeto de la gente. Una gente y un pueblo que no para de luchar, en forma de banderas de México, en forma de protestas o pancartas. Es la lucha digna de un pueblecito, con Forbes y Milne a la cabeza, contra el hombre más poderoso del mundo y su muro. El primer muro de Trump.

Jordi Caixàs

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s