6 CERVEZAS (O MÁS) EN EL CAMINO A MURRAYFIELD

murrayfield-stadium

El camino a Murrayfield se hace a pie. Hay otras opciones, todas validas pero ir al campo de rugby cuando hay un partido de Seis Naciones se convierte en un ritual. Así que hay que disfrutarlo. Se puede ir en autobús, en el polémico tranvía o en taxi, pero es un suicidio. Para ir al campo se recomienda caminar. Ver la gente, los pubs, los cánticos, las banderas. Ver el ambiente y beberte el ambiente. Cuando juega Escocia en casa Edimburgo se transforma y se pinta, no sólo de azul y blanco, sino de los diferentes colores de las naciones que visitan nuestra ciudad: verde irlandés, blanco inglés, rojo galés, azul francés o italiano. Hoy vamos a hacer una ruta para llegar a Murrayfield en Globaledinburgh. ¿Nos acompañas?

El camino a Murrayfield

Un día de Seis Naciones tiene que comenzar con energía. Va ser una larga jornada y hay que estar alimentados porqué vamos a charlar, beber y estar de pie un buen rato. Recomiendo empezar en Grassmarket. Plaza mítica de la Old Town de Edimburgo, está llena de pubs con las banderas de las naciones que participan en el torneo. Algunos locales a veces “olvidan” colgar la de Inglaterra o la ponen en otro sitio más escondida, por cierto. En cualquiera de ellos se puede empezar el día pero ya que será duro, recomiendo empezarlo con un buen desayuno escocés. Huevos, salchichas, judías con tomate, champiñones, bacon y como no, el haggis. Nada, algo ligerito. En un día como hoy, el irlandés Billy Mulligans estará a reventar así que el Last Drop o el White Hart Inn son maravillosas opciones, por el carisma y el alcohol que destilan.

Después del desayuno y una pinta, habrá que dejar Grassmarket y subir por West Port, calle famosa por ser donde vivían los asesinos más famosos de esta ciudad, Burke y Hare. Empalmamos con Bread Street, conocida esquina con tres bares de chicas con ropa ligera. Ahí, más de un irlandés, escocés o de donde sea, abandona el camino a Murrayfield y el rugby pasa un segundo plano. O se apunta la dirección para venir después del partido, según cual sea el resultado.

Llegada a Haymarket. El olor a rugby

Si no es vuestro caso, seguid recto, cruzáis Lothian Road y ya estaréis en Morrison Street. Hay un buen bar, el Lebowski, nombre puesto en honor a la película de los hermanos Coen. Buen sitio para tomarse una pinta pero pensad que os queda aún media hora larga para llegar a Murrayfield. Allá vosotros. Si decidís seguir, llegaréis a Haymarket. Ahí ya huele a rugby. Conocido por su estación, centenares de personas bajan en ella porqué es la más cercana al estadio. Gente venida de todos los rincones de Escocia o también de Inglaterra o Irlanda. Antes de llegar a la estación hay un reloj monumento que recuerda a los futbolistas del Hearts que fueron a luchar en la Primera Guerra Mundial. Justo delante está el Haymarket Bar. Al otro lado del cruce, el Ryries Bar. Me inclino por el segundo, por ser más pequeño y más viejo. Ahí, Best o McEwans. Y el más valiente puede ir probando algún whisky de la casa. En Murrayfield suele hacer frío.

Al salir del bar hay que tirar por Haymarket Terrace. Lleno de gente por la calle, hay una tienda justo delante de la estación que es parada obligatoria si queréis comprar material deportivo. Sólo rugby. Camisetas o chaquetas de vuestra selección o club favorito de marcas oficiales. No compréis nada de Inglaterra, por favor. Y menos en un Escocia- Irlanda. Gracias. Andando podréis ver ya los tenderetes a mano derecha e izquierda que venden material del partido o de las selecciones. Bufandas, pins, banderas o las típicas boinas con pelo pelirrojo, os quedará la cabeza lleno de pelo naranja pero habrá valido la pena.

donaldsons-exterior-front

La mitad del camino

Pasada la tienda y los tenderetes os sorprenderá a mano derecha un edificio espectacular. Es el Donaldson’s School, una antigua escuela para niños sordos con un jardín inmenso. Al más puro estilo Harry Potter. Una vez hecha la foto de rigor al Hogwarts del barrio, habrá a banda y banda de la calle casas donde parar a tomar cerveza. Son Bed and Breakfast que hacen su Agosto en Febrero.

Ahí es donde hay que parar y empezar a practicar vuestro inglés. Se habla de rugby y de todo, pero sobretodo de rugby. Y si hay un partido por la tele, todos con la cabeza mirando mientras esperas para que te sirvan. Es un día para tener paciencia en las barras, mucha paciencia. Los kilts empezaran a florecer en esta calle llena de Bed and Breakfast, West Coates, dicen que debajo de los kilts no hay nada. Lo comprobaréis a la media de parte del partido cuando vayáis al baño. Será la foto del día, sin duda, así que no tengáis prisa.

Al son de las gaitas

Habrá que andar más. Murrayfield está cada vez más cerca y siguiendo en línea recta ya estaréis en Rosebund Terrace, donde cada vez veréis menos coches, autobuses y taxis. Es prácticamente peatonal. La calle empieza a tener banda sonora de fondo, en concreto, la de los niños o no tan niños que tocan la gaita. Lo hacen, no para reventar vuestros tímpanos sino para conseguir dinero para buenas causas, como curación del cáncer, Alzheimer, etc. Tirad unas monedas, venga. Y después, al pub!

Si tenéis fuerzas e hígado, la penúltima parada es en Roseburn Terrace, donde hay dos pubs, el Roseburn Bar y el Murrayfield Bar. Muy originales en cuanto al nombre, vale la pena entrar ahí por su cercanía al estadio. Poco podréis ver sus paredes de la gente que habrá y es posible que hagáis cola para entrar así que podéis probar de entrar a la vuelta, pero me temo que estará igual de lleno. Es la típica parada para ir al baño antes de llegar al estadio. O sea, obligatorio.

six-nations

Con Murrayfield a lo lejos

Una vez habéis evacuado, bajáis por Roseburn Street, diez minutos porqué está a reventar de gente (recuerda lo de la paciencia) y ya podéis entrar en el recinto. No tengáis prisa para sentaos en vuestra silla. Alrededor del estadio tendréis tiendas, tenderetes de comida y además, faltaría más, un bar. Sí, se puede beber en el estadio. Esto no es fútbol. La gente bebe, con más o menos moderación, pero no se pelea. Así que una marca de cerveza irlandesa que empieza por “Gui” y acaba por “Nness”, os ofrecerá sus pintas rubias o negras, a un precio nada moderado.

Todo un ritual que hay que seguir, el camino a Murrayfield se hace a pie y regando el cuerpo, lo vas preparando. Con gaitas, kilts, disfraces de gente rara, cervezas y risas, llegar al estadio es todo un ritual que se hace a pie, andando primero en línea recta y conforme llegas al estadio ya haciendo un poquito de eses. Pero vale la pena. Es en realidad el primer tiempo del partido antes de que suene el Flower of Scotland. Que gane el mejor y el mejor sea Escocia.

Jordi Caixàs

Anuncios

Un comentario en “6 CERVEZAS (O MÁS) EN EL CAMINO A MURRAYFIELD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s