INGLATERRA ARRASTRA A ESCOCIA FUERA DE LA UE

13532760_10153989290842013_2931325642480943385_n.jpg

El Brexit lo cambia todo. Lo que parecía una quimera, que un estado se marchase de la Unión Europea, ya es una realidad. El Reino Unido se va. Si es que alguna vez estuvo. Lo han decidido ellos y no todos los ciudadanos de la unión de estados. Así debe ser y así se tiene que respetar. El 51,9% de los británicos confirmó lo que pocos medios internacionales creían pero lo que muchos en las islas británicas sospechaban. El Brexit triunfó, tanto a nivel de idea como a nivel de palabra. Ahora tocará discutir condiciones, contratos y acuerdos. Habrá más política del miedo, por supuesto. Pero más allá de un futuro incierto en el continente, el problema también se plantea dentro de las islas británicas. Se muere una idea de una Europa unida, pero también la del Reino Unido. El mapa es claro, Inglaterra y Gales están en contra de la UE, Escocia e Irlanda del Norte, a favor. ¿Qué va a significar este adiós para los escoceses?

Sigue leyendo

Anuncios

ESCOCIA. UN AÑO DESPUÉS DEL NO

El debate continua. De hecho, está más vivo que nunca. Habrá un segundo referéndum si el Scottish National Party gana las elecciones al Parlamento de Holyrood por mayoría absoluta en Mayo del 2016. Y si Londres, lo vuelve a aprobar. Hoy hace un año, los escoceses estaban llamados a las urnas para decidir si Escocia desunía 300 años de Reino Unido. El 55% escogió la opción de No, mientras que el 45% votó por la opción de la independencia. Por tanto, las cosas se quedaron como estaban. O no. 365 días después, los escoceses se mueven más que nunca, hablan más de política que nunca, leen más que nunca y algunos tienen más ganas de volver a votar el futuro de su nación, más que nunca. Hoy en día, una mayoría de la población tiene claro que en los próximos 10 años, Escocia será un estado independiente. La pregunta es: ¿cuándo?

Sigue leyendo

ESTE JUEVES ES DE NICOLA STURGEON

El Reino Unido tiene una cita con las urnas este jueves. Ingleses, galeses, escoceses e irlandeses del norte tienen que decidir quien ocupará las 650 sillas que tiene la Cámara de los Comunes. Será un “referéndum” a las políticas del gobierno de David Cameron, quién ha gobernado los últimos 5 años.

Pero el 75º Primer Ministro del Reino Unido, no será único protagonista del día. Juega su papel Ed Miliband, líder laborista, que aspira a ser la alternativa a los Conservadores. Nigel Farage, del UKIP, que arrasó en las europeas con su discurso anti inmigración y anti Europa. Y Nick Clegg, de los liberal demócratas, que ha gobernado en coalición con Cameron y que, presumiblemente, va a pagar por ello. Por encima de todos, Nicola Sturgeon, quien seguramente va a ser la triunfadora de la jornada. Aquí cinco razones.

Sigue leyendo

Se va el hombre cambió el Reino Unido

Alex Salmond lo deja. El primer ministro de Escocia más longevo, y también más polémico, abandonó ayer el Parlamento de Holyrood ya como simple diputado. Y lo hizo “con optimismo y confianza” de cara al futuro del país. De esta manera, pone fin, de momento, a una carrera política llena de éxitos electorales y de un gran fracaso.

Ser primer ministro de Escocia “ha sido el privilegio de mi vida” sentenció. Y lo ha sido durante siete años y medio, dejando atrás dos victorias electorales y un referéndum donde el independentismo puso su techo en el 45% de la población. Algo impensable hace incluso menos de dos meses.

Por delante, en su último discurso, aseguró que vienen “más cambios” y “mejores días” prometió el ya, ex primer ministro. Su puesto lo ocupará des de hoy mismo Nicola Sturgeon, que hasta ahora había vivido a la sombra de Salmond y que ahora pasará también a ocupar su vacante como líder del Scottish National Party (SNP). 

Nacido en 1954, Salmond se enrola en el SNP, entrando así en política, en el año 1973, mientras estudiaba Historia de la economía en la Universidad de Saint Andrews. Una carrera que ha durado hasta hoy y que ha pasado por ser diputado en Westminster, ser líder del SNP en el año 1990 y renunciar a ello para volver a concentrarse en su trabajo de diputado en Londres en el 2000. Cuatro años más tarde vuelve a ser el líder del partido y gana las elecciones del 2007. En el 2011 repetirá, esta vez consiguiendo 69 de los 129 diputados que tiene el Parlamento escocés, y por tanto, gobernando con mayoría absoluta.

Esta fuerza le permite pedir un referéndum al gobierno del Reino Unido, tal y como había prometido en su campaña electoral. Así, el 15 de Octubre del 2012 David Cameron y él, firman los Acuerdos de Edimburgo, donde citan al pueblo escocés a votar en referéndum si quieren una Escocia independiente o no. Será el día 18 de setiembre del 2014 y los escoceses votarán que No en un 55%. Ese mismo día, y delante la derrota, Salmond anuncia que deja sus cargos de Primer Ministro y de líder del SNP.

Detrás de si, deja tanto detractores como defensores. Gente que lo ama y gente que lo odia. Salmond nunca deja indiferente a nadie. Incluso ahora, cuando dice que abandona, aún hay quien dice que volverá. Político de raza, con un sentido del humor punzante y gran orador, el ya ex Primer Ministro de Escocia, le ha dado un carácter socialdemócrata al país, hecho que le ha valido el aplauso de no pocos votantes laboristas, creando una gran crisis en este partido. Pero por supuesto, por lo que Alex Salmond será recordado, será sobretodo, porqué puso en jaque durante al menos una semana, a 300 años de Unión entre Inglaterra y Escocia. El Reino Unido ya no será lo mismo. Con Salmond o sin Salmond.

@palamospower

Sturgeon coge el relevo de Salmond

Fin de semana redondo para Nicola Sturgeon y el Scottish National Party. La primera, ha sido nombrada sucesora de Alex Salmond. El partido, por su parte, cierra hoy el congreso anual, celebrado en Perth, con optimismo y euforia, ya que, a pesar de haber perdido el referéndum, el partido independentista ha pasado 25 mil militantes a unos 80 mil en apenas dos meses.

La dirigente escocesa era la única candidata a dirigir el partido después que Salmond anunciase el día después del referéndum que dimitía. Nadie se presentó excepto Sturgeon, que necesitaba la aprobación del congreso del partido. La, hasta ahora, número dos del partido y también del gobierno escocés, se convertirá la semana que viene en Primera Ministra, una vez el Parlamento de Holyrood, donde el SNP tiene mayoría absoluta, lo apruebe. Todo apunta a que este relevo es natural y no supondrá un enorme cambio en las ideas y los objetivos del partido, que vislumbra un segundo referéndum si es que vuelven a conseguir una mayoría absoluta en el Parlamento de Escocia.

En su primer discurso como líder del partido, Sturgeon ha marcado tres grandes líneas de trabajo: mejorar la educación del país, que el SNP tenga fuerte presencia en Westminster en las próximas elecciones estatales del 2015 y seguir articulando y liderando el movimiento independentista.

En este sentido, ha dicho que hay que “convencer” a la gente más que imponer y que la independencia, insistió, es la solución “al escándalo del aumento de la pobreza que vive un país tan rico como Escocia”. Todo ello sumado a los puntos fuertes de la campaña del referéndum que eran la supresión de las armas nucleares, el control sobre el petróleo y la gestión directa de los recursos económicos para ayudar a las familias más necesitadas.

Sturgeon también ha tenido palabras de agradecimiento para su antecesor, Alex Salmond, de quién ha estado a la sombra y a quién ha cualificado de “amigo, mentor y colega durante más de 20 años” y que la deuda que tiene con él es “inconmensurable”.

@palamospower

La red se mueve y pide un recuento de los votos

images

Sospechoso. Al menos así califican algunos la contabilización de los votos del referéndum del pasado jueves a raíz de un vídeo que circula por Youtube y las redes en general. Ya son más de 90.000 personas en la web Change.org que reclaman, a través de una carta dirigida a Alex Salmond, que se recuenten las papeletas otra vez con observadores internacionales por “evidencias de fraude”. No son los únicos. El portal 38degrees.org.uk ya tiene más de 63 mil peticiones para que se “revisen los procedimientos de la votación” y que un organismo independiente recuente todos los votos, una petición que mandan al gobierno de Westminster. A pesar de que el pasado viernes Alex Salmond pidió a la población, y sobretodo a los perdedores, aceptar la derrota; en total, ya son unas 153.000 denuncias, y todo, a raíz de este vídeo:

Una señora que cambia los votos del Yes y los pone en el No, un montón de papeles del No donde se puede ver dos papeletas marcadas con el Sí, o un revisor escribiendo él mismo en la papeleta sin que nadie lo vigile. No es de extrañar que a raíz de ver estas imágenes la gente se haya movido por la red. Tanto Twitter, como Youtube, como algunos grupos de Facebook se han encargado estos días de hacer circular este vídeo. Muchos de los comentarios además, hacen referencia a la alarma de incendio que sonó en Dundee, también sospechosa.

Todos los votos fueron apropiadamente escrutados por cientos de personas representando el Yes Scotland y el Better Together, también por observadores internacionales, los medios de comunciación y la policía. Nada durante el proceso levantó alguna sospecha entre toda esta gente” afirmó Mary Pitcaithly, jefa del recuento del referéndum escocés.

Salmond no descarta otras vías hacia la independencia

Salmond Elvidge 1 GH

El post referéndum sólo acaba de empezar. Si el viernes por la mañana el independentismo perdía la votación, Cameron, respiraba tranquilo y anunciaba el traspaso de nuevos poderes para Escocia y Salmond anunciaba su futura renuncia como primer ministro de Escocia, ahora es el SNP. 

“El Sí tiene que poder reivindicar con una declaración de independencia, – y no otro referéndum -. Con una mayoría de votos y diputados en Hollyrood el 2016 hay más que suficiente”.  Así rezaba el twit de Jim Sillars, dirigente del Scottish National Party, que no ha digerido la derrota.

En un mensaje en la famosa red social daba a entender que su partido puede coger la vía rápida. O sea, hacer una declaración unilateral de independencia si consiguen la mayoría absoluta en el Parlamento de Escocia. Lo hicieron hace cuatro años. De esta manera dejaba puertas abiertas a posibles vías para seguir luchando por la independencia. Sillars no se quedaba aquí sino que envió otro mensaje a Londres. “Una generación está esperando: el referéndum continua en la agenda” advertía un segundo twit en la red. 

Con la derrota el pasado 18 y la consecuente dimisión de Alex Salmond, todo indicaba que el SNP se lamería las heridas, olvidaría el resultado y empezarían las guerras internas para ocupar el liderazgo del partido. Nada más lejos de la realidad.

El mismo Salmond, en una entrevista en el periódico The Scotsman, no hacía más que confirmar las palabras de Sillars. “No hace falta un referéndum para llegar a la independencia” reforzando así el mensaje que llega de algunos dirigentes del SNP. “Es una de las vías, pero hay más” amenazaba el aún primer ministro. “La vía del referéndum fue mi apuesta, mi política. Pensé que era el camino adecuado para avanzar, pero, evidentemente, hay todo un abanico de posibilidades para que Escocia coja mejor posición para conseguir la independencia”. decía en la entrevista. “Hay una vía parlamentaria en la que la gente también hace sentir su voz, el referéndum es sólo uno entre diversos caminos” sentenciaba en el periódico escocés. 

En esta entrevista, Salmond también quiso acabar con las especulaciones sobre su futuro descartando una posible etapa en la Cámara de los Comunes en Westminster, una vez anunció su renuncia el viernes como primer ministro de Escocia y líder del partido. Unas especulaciones que el mismo creó cuando dijo que seguiría en primera línea política.

Escocia dice “No, gracias”

El pueblo escocés decide no romper con 300 años de vínculo con el Reino Unido 

Jordi Caixàs/Cesc Guimerà

Better Together. La Unión se impuso en el referéndum de independencia y lo hizo con un resultado contundente. 55,3% de los votos para el No, 44,7 para el Yes. En total, dos millones de escoceses han decidido mantenerse con Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte, mientras que la opción independentista llegó a tener 1,6 millones de votos. Se impuso la mayoría silenciosa. La ola era grande pero no tanto. Han sido dos semanas frenéticas de movimiento y movilizaciones por parte de las dos campañas para convencer los indecisos. Chapas, conciertos, banderas o pegatinas por todas las calles. Parecía que el tiempo corría y lo hacía en favor del independentismo que remontaba y remontaba, sobretodo a raíz del debate que ganó Salmond y de las diferentes encuestas que daban una subida frenética del independentismo, incluso algunas les daban la victoria. Lejos de la realidad. Esta noche se ha confirmado que Escocia quiere ser parte del Reino Unido. Desde este 18 de Septiembre del 2014: Reino ReUnido.

Noche de recuento

La noche prometía ser larga, y así fue. Los colegios cerraron a las diez y a partir de aquí tocaba contar los votos en una jornada con una participación histórica con el 86 por ciento. Con casi cinco millones de votos y una gran extensión de terreno e islas, el modelo de recuento lo dificultaba todo un poco más. Coger las urnas de todos los pueblos poco habitados del norte, trasladarlos en avión, furgoneta o barco y abrirlas en la capital de la provincia lo hacía todo más lento. Mientras en las grandes ciudades ya empezaba el recuento un minuto más tarde de las diez. Glasgow y Dundee vivieron momentos tensos. La primera vivió un indicio de fraude electoral mientras en la segunda una escuela tuvo que ser evacuada por alarma de incendio.

Los primeros números llegaron, aunque no de forma oficial, gracias a una encuesta de la empresa de YouGov, que daba un 54 por ciento al unionismo por un 46 al Yes. Pero todo eran suposiciones a las 12 de la noche. “Hemos visto la encuesta, no somos muy optimistas pero la noche es muy larga y no hay nada oficial” comentaba un militante de Yes Scotland en su sede de Edimburgo en la Old Town de la capital de Escocia. Sus colegas sentados tomaban sus cervezas y conversaban. Caras largas.

La 1 y 27 de la noche y se anunciaba el primer resultado oficial. Clackmannshire. El No se imponía por poco menos de 3.000 personas. Se confirmaban las sospechas. Después los resultados de las Islas Orkney y así una a una las 32 circunscripciones escocesas. Sólo en Dundee, West Dumbartonshire, North Lanarkshire y en Glasgow, ganó el independentismo. En la capital económica del país, el Sí por un 53,5 por ciento con un No al 46. Edimburgo, en cambio, es unionista, con 72 mil votos de ventaja.

Y ahora qué?

Después de los resultados oficiales, Alex Salmond se apresuró a salir en público para aceptar el resultado y pidió lo mismo para todos los escoceses. Conmovido por la participación, el primer ministro escocés se congratuló de la alta participación que había tenido este referéndum y de haber puesto contra las cuerdas al establishment inglés en la recta final de la campaña. “Los partidos unionistas se han comprometido esta semana a dar más poderes a Escocia, y Escocia espera que ellos cumplan lo pactado lo más rápido posible”.

Por su parte, el líder de la campaña del Better Together, Alistair Darling, ha mostró su compromiso a traspasar más competencias a Escocia tal y como se había comprometido. Mientras, David Cameron respiró tranquilo. Tenía un problema, la victoria del Yes le podría haber costado no sólo su cargo, sino también un papel en la Historia, como aquel primer ministro británico que provocó la separación del Reino Unido después de tres cientos años. No fue esta vez. En su comparecencia delante de los medios en el 10 de Downing Street se felicitó por el resultado y destacó el alto nivel de participación y la calidad democrática con la que se ha vivido todo el proceso. “El SNP fue elegido en Escocia el 2011, prometiendo un referéndum sobre la independencia, y no podíamos bloquear la situación. Lo teníamos que aceptar. Soy un defensor del Reino Unido, pero por sobre de todo soy un demócrata. Y por eso había que respetar la mayoría del pueblo escocés pero planteando una respuesta clara: Sí o No. Ahora se ha cerrado el debate hasta la próxima generación” dijo Cameron que felicitó a Alex Salmond por ser un digno rival. Fair play británico. 

Noticia: hay prisas en el Reino Unido

guardian.750

La encuesta publicada ayer poniendo el Si por delante del No por primera vez lo ha sacudido todo. Además, ha puesto el miedo en el cuerpo a Inglaterra, el pánico. Hoy todas las portadas de los periódicos de Londres se hacen eco de los resultados y ponen la imagen de la Reina. Precisamente la monarca pasa sus vacaciones en Escocia estos días, en el palacio de Balmoral, y se enteró de la noticia justo el día en que el Primer Ministro, David Cameron, la visitaba en su residencia de verano. 

A falta de 10 días para el referéndum, la opción independentista se ha puesto por delante y los rotativos destacan que la Unión pende de un hilo. Catastrofismo, en los más sensacionalistas. Respeto, en los más serios. Preocupación en todos ellos. A poco más de una semana la maquinaria británica se va a tener que poner las pilas. 

Después de la sacudida mediática, tanto Cameron como el resto de partidos estatales, se han apresurado a asegurar a los escoceses que si votan no a la independencia, el Parlamento escocés va a conseguir más poderes, más competencias. La Devo-Max. Un poco tarde. Escocia lleva veinte años pidiéndola y siempre con un No como respuesta en Westminster, tanto de gobiernos Conservadores como Laboristas; por lo que Alex Salmond ya se apresuró a contestar que esto era otra promesa más, a la desesperada, de Londres. 

Lo cierto es que los tres partidos estatales, Conservadores, Liberal Demócratas y Laboristas han afirmado que tienen 10 días para llevar a cabo una campaña mediática que girará en torno a convencer a la gente que Londres va a dar todos los poderes posibles a Edimburgo. Por tierra, mar y aire. Por carta, televisión, puerta a puerta y por internet; los tres partidos ya han anunciado la gran ofensiva para salvar la Unión. 10 días para convencer a Escocia. 10 días para ganarse la credibilidad. 10 días para ganarse el voto. 10 días para salvar 300 años. Hay prisas en el Reino Unido, esto es noticia. 

Mañana puede ser el día del señor…Salmond

El magnate australiano, Rupert Murdoch, acaba de encender las redes sociales con sólo tres twits. El propietario de The Times y The Sun tiene información privilegiada y ha dejado entrever que mañana habrá noticia. “El London Times va a sorprender Gran Bretaña con la próxima encuesta sobre la independencia de Escocia. Si el 18 (de septiembre) es así, todo está en juego” decía el magnate a media tarde. Encendía la mecha, empezaban los rumores. 800 retwits del mensaje. 

Una hora después Murdoch volvía a hacer un twit, esta vez para criticar los políticos británicos. “Una independencia de Escocia significaría un moratón en el ojo del establishment, especialmente para Cameron y Miliband” apuntaba el australiano. Acto seguido el tercer twit de Murdoch donde afirmaba una victoria del Yes sería una derrota de la vieja política “La encuesta escocesa refleja la desilusión mundial con los políticos y las viejas estructuras dando una oportunidad a la extrema izquierda” apuntaba en su tercer twit Murdoch.

Obviamente, después de estos tres mensajes del magnate propietario de dos de los periódicos más importantes del Reino Unido, se han disparado toda clase de rumores, pero la interpretación era fácil, mañana la encuesta va a mostrar que el Yes está por delante del No, al parecer 51-49. O a lo mejor, que poco le queda, a falta de 12 días para el referéndum. Pero en todo caso, dirá que el independentismo está ganando terreno al unionismo. De momento, hablar por hablar. Rumores, twits y especulaciones. Habrá que esperar a mañana, domingo, el día del señor. Puede que sea el día del señor…Salmond. Paciencia.